C.-  Difamaciones y persecuciones. 

 También se propagó que...

2.- “la familia se estaba enriqueciendo con la aparición, que vendían
       el agua del 'Pozo de Galilea', situado en la Finca
.”


Esta es una calumnia malintencionada, para hacer daño. La familia del vidente, muy humildes y necesitados, (el padre inválido, se curó por intercesión de la Virgen), tenían esa pequeña finca, (500 m2 y una casita), para su sustento y alimento personal.

Allí plantaban lechugas, habas, patatas, maíz etc. Tenían un pajar, un gallinero y algunos animales. Después del prodigioso evento, en que la Reina del Cielo bajó allí en cuerpo y alma, la familia ofreció lo poco que tenían a nuestros Padres Celestiales. Y ELLOS dieron ese santo lugar para todos sus hijos: para todos nosotros.

Cierto es que algunas almas, que venían de lejos, se llevaban muchas garrafas de agua. Algunos se hacían abonar una parte del viaje, por el agua. Por eso y por el egoísmo, se restringió la recogida del agua y se acabaron las curaciones. Pero el vidente y su familia, ni pidieron ni aceptaron nunca nada por ese agua. Nadie podrá decir, que él pagó algún dinero por el agua, en la Finca de Nazareth. Una difamación, maliciosa, para hacer daño, una calumnia inspirada por el maligno.

José Luis y su familia se sacrificaron por amor a los Celestiales. Y, en definitiva, por todos nosotros, recibiendo allí, a diario, con paciencia y generosidad, a fieles, devotos, curiosos, provocadores y malintencionados: algunos iban con desprecios, agresiones y ofensas. La familia nunca pidió, ni aceptó nada para sí mismos.

Yo mismo vi, (en Junio de 1987), que después de visitar la habitación de la aparición, un alma ofreció voluntariamente 5.000 Ptas. al padre del vidente. Y éste no lo aceptó. Dijo que ellos no podían aceptar donativos, solo flores o velas para la Virgen. Y eso que él solo tenía una media pensión de invalidez de 35.000 Ptas, (aprox. 230 €). Y, como entendí yo en un mensaje, a veces se acostan sin nada para cenar.

Una prueba contundente de lo que digo, es que la Finca sigue exactamente igual que cuando la Virgen María bajó por primera vez. Allí no hay construcciones nuevas o lujo-sas. La casa sigue con el tejado de uralita. Arriba el suelo es de hormigón, muy áspero para arrodillarse, y la pared sin enyesar. En otros lugares se construyen grandes capillas, monasterios, torres residenciales, hostales: hay mucho negocio.

En Talavera está todo como hace 35 años, a excepción de la pequeña ermita construi-da por pedido de la Stma. Virgen. Allí no hubo nunca negocio. Y por esta razón, pienso yo, muchas almas abandonaron. Pues en la Finca de Nazaret, era y es todo muy duro: muchos rezos, muchos sacrificios y muy despreciados.

También muchas alegrías, con la esperanza de que un día nos podamos encontrar con ELLA, en la Nueva Jerusalén o en el Cielo, como nos tiene prometido. 

Es difícil saber de dónde salió esta calumnia. ¿Quizás por envidia? Hubo una gran sequía en Talavera. Muchos pozos de las fincas colindantes se secaron, no dab an más agua. En el "Pozo de Galilea", de la Finca de Nazareth, brotaba agua a borbotones.

RESUMIENDO: José Luis y su familia no vendieron nunca el agua, ni mucho menos se hicieron ricos. Todo lo contrario: donaron lo poco que tenían para subsistir ellos mismos, la Finca, a los Celestiales y Éstos lo dieron para todos nosotros.



3.- “Que el agua del Pozo estaba envenenada, con mucho nitrato”.


Pero la verdad es que, por medio de ese agua y de su fe, muchos se curaron de las enfermedades más difíciles y complejas. Yo mismo fui testigo de algunas curaciones de enfermedades, para las cuales  la ciencia, aún hoy día, no tiene remedio. Lean la curación de insuficiencia renal muy agrabada, del hijo de un colega.

Yo tengo algunas botellas desde el año 1989, ¡desde hace 31 años!, y el agua está igual, como cuando la sacaron del pozo: con su olor a tierra profunda.

Nota curiosa: meses después de llevarnos el agua de la Finca, vimos al pie de una montaña una fuente con un agua muy fina, estupenda. Llené el bidón de 10 litros y quedó olvidado en la terraza por dos semanas. Al querer beberla vi que el agua estaba verde, con muchas algas. Esta circunstancia se tematizó en los mensajes.

 

MENSAJE 28-08-1988: Un alma pregunta: «Madre, ¿qué significado tiene que el agua de las garrafas se ponga verde a algunas personas?»
 
LA MADRE: «Hay ya muchas almas que Dios les da esa prueba. Porque esas almas dudan de Mí y de ese agua. Y muchas, porque mienten sin deber.»  

RESUMIENDO: Cuando se comercializa, o no se cree, u otros motivos negativos, el agua bendita del Pozo de Galilea pierde su bendición. Y, al igual que el agua del campo, al poco tiempo se pone verde, llena de algas. Esto ocurre normalmente cuando el agua corriente no ha sido tratada para el consumo humano.

Pero, como ya dije, yo tengo algunas botellas desde hace 31 años, y el agua está igual,  como cuando la sacaron del pozo.  Es posible que el agua de esa zona tuviera mucho nitrato. Pero nadie ha reportado ningún daño o enfermedad alguna por su causa. Muy al contrario: muchas almas se sintieron curadas y aliviadas. 

¡Ave María purísima! Sin pecado concebida.
                                 

                                    A.- 
Historia de las apariciones en la Finca de Nazaret.                                                        B.-  Calumnias contra de la aparición y el vidente.            
                                  
  C.-  Difamaciones y persecuciones.                                                               Continúa...  ... D.-  Persecuciones y el abandono de los fieles.